Libérate del Enojo


Una de las reacciones naturales en los seres vivos es el enojo, está emoción puede llegar a ser de gran ayuda para nuestro crecimiento personal, aunque si no sabemos manejarla nos puede llevar a bloquear parte fundamental de nuestra vida.

Está reacción, está emoción es consecuencia de nuestros estados mentales. Por tanto de cada uno de nosotros depende como reaccionaremos ante un evento determinado que nos irrite. Eh aquí que debes pensar y tener en cuenta que la furia fuera de control no es buena para quienes se encuentren a tu alrededor e incluso es dañina para tu propio organismo. Sabías ¿que con un enojo permanente afectas tu hígado? Entre otras partes de tu cuerpo.

En este artículo te dejo unas recomendaciones para que aprendas a manejar tu enojo y que así mismo, esté no se convierta en irá y llegue a controlar o bloquear tu vida.

Identifica

Lo primero que debes saber es que causa tu enojo, cual es la razón que te lleva a irritarte.

Cada persona tiene un temperamento único, pero la irritabilidad extrema no es un temperamento natural. Ponte atención, Si te sientes muy impulsivo, no es ese el problema real, sino la reacción a algo que está de fondo que realmente te está afectando o mortificando. Por tanto la mejor forma de liberar el enojo de raíz, es conocer la causa, el foco de esa emoción. Para esto te recomiendo la autobservación y registro de cuando, Como, por qué y con quien te enojas. Para que comiences a darle un orden coherente a tus reacciones incoherentes o sin medida.

Una ayudita extra: Algunas Causas podrían ser, dolor físico, estrés, dolor emocional, dificultades de salud como el lupus que causa fatiga, trastornos mentales, abuso de sustancias, necesidad de descanso y de sueño, falta de ejercicio, mala nutrición, entre otras.

Tus emociones son en verdad grandes mensajeras para crecer,

Sintiéndote cada vez más libre y realizado

En el momento de la irritación:

Retírate, tomate un tiempo lejos del lugar o la persona o situación que te descontrola, antes de dar un grito, un insulto o una ofensa, Recuerda que nada justifica lastimar a quienes están en nuestro entorno, mucho menos a las personas que amamos. Respira, camina.

Reconoce tus sentimientos:

Date permiso de reconocer lo que estas sintiendo, sin ningún tipo de remordimiento o culpa, lo importante es que no restrinjas eso que sientes y evita decirte que no puedes pensar en eso, porque es tu esposa, porque es tú mamá, por esto o por aquello.

Simplemente no limites tus pensamientos, deja que todo fluya libremente, que tu imaginación y visualización vayan donde desean, si quieres llorar, insultar, gritar, patalear, pegar, hazlo y ya. Solo procura hacer todo esto en un lugar a solas, para que no te reprimas nada y tampoco le hagas daño física o psicológicamente a un tercero. Encuentra un lugar donde no te prives y puedas desahogarte.

Reflexiona:

Ya ha pasado el momento de desahogo, ya gritaste, pataleaste, golpeaste un cojín o lo que sea que hicieras, ahora te sientes más tranquilo y relajado. Así que llego la hora de pensar, considerar que fue lo que realmente sucedió. Es importante que manejes la respiración de manera calmada y profunda, para que comiences a conectarte con tu ser interno y seas totalmente honesto y sincero contigo mismo, nada de engañarte o mentirte, porque a la larga solo te afectaras a ti.


Felicítate, por lograr reconocer lo que te sucedió. Y comienza a ser responsable de tus actos, palabras y pensamientos. Puedes preguntarte cosas como: ¿En qué parte estoy siendo inflexible y no puedo acceder a diferentes maneras de realizar las cosas? ¿Dónde dice que otro me debe hacer feliz? Pregunta lo que requieras para aclarar la situación y reconoce que el único responsable de TU ENOJO, eres TU MISMO y no el otro, porque si piensas que la responsabilidad es de un tercero, te pondrás en la posición de la víctima y así no se soluciona nada.

Regresa:

Como ya liberaste la irritabilidad, ya pensaste, sabes con claridad que fue lo que ocurrió, ya te hiciste responsable de tus pensamientos, palabras ya actos. Es hora de volver y conversar de manera conciliadora, busca un lugar donde puedas compartir lo que piensas, escuchar a la otra parte, sin sentirte agredido u ofendido por lo que escuches. Abre tu mente y tu corazón al dialogo y la solución.

Es probable que en el primer intento, al poner en práctica lo que te acabo de aconsejar, no salga como lo esperabas, pero persevera, así te desesperes por que no todo salió como lo querías, te darás cuenta como poco a poco tendrás más confianza y seguridad en ti mismo, actuando de manera más tranquila. Sintiendo como tus relaciones se tornan más profundas y armónicas. Comenzando experimentar una vida plena, expresando tus emociones desde el amor que tienes en tu interior y el amor de los que te rodean. Entonces querido lector Es hora de Disfrutar de la compañía de quienes te rodean y sobretodo de Disfrutar tu vida.

Recuerda siempre que todos somos seres humanos nos equivocamos, y tú no eres la excepción, así que debes abrirte a esa posibilidad y ser flexible ante las situaciones que se te presentan. Comunícate antes de gritar. Aprende de todas experiencias y ponle la carita feliz a todo aquello que experimentas, para que crezcas.


By KryusmanLeón

7 vistas