Elegir como te quieres sentir....como quieres vivir!

En el transcurso de la vida, cada persona se va formando según cada experiencia vivida y va visualizando de una forma u otra como quiere vivir su vida, que estilo va a tomar para volar a su manera, como las mariposas y en cada vuelo dejar la huella indiscutible de su presencia y energía.

Para llegar a tener la capacidad de elegir como se quiere sentir, de forma estructurada y acorde con lo que realmente desea ser y hacer un ser humano, es importante conocerse a sí mismo, tanto en lo temperamental que es heredado, como de la utilización que el alma con sus tres potencias: inteligencia, conciencia y voluntad racional, no mentirse acerca de quién es y lo que desea, tomarse el tiempo necesario para planificar cada paso, dejando claro, un poco de eso al “azar”, a vivir en estado de suprema alerta y sobre todo de disfrutar cada instante, cada segundo por pequeño y molesto que parezca y todo para potenciar al máximo la formación integral, que debe abarcar lo intelectual, lo emocional y espiritual, los tres planos del conocimiento humano: ciencia, razón y revelación.


Desde la Psicología Positiva saber ser, es una forma de autoconocimiento, sentido ético moral de la vida, por el cual viéndote tal cual eres, trabajas por ser mejor cada día y sobre todo por DISFRUTAR de tu vida. Porqué está, es más que un lindo regalo que se nos dio, listo para sacarle el mayor provecho posible, listo para dejarse saborear y manosear como en varias ocasiones se hace con un excelente libro, en el que esta vez eres la escritora y la protagonista, cada página del maravilloso libro, la escribes y la decides Tú.


Efectivamente, si decides o no disfrutar de la naturaleza, de un atardecer, de un baile, del estudio, de los años y las canas que estos te dejan solo afectará directamente tu modo de percibir el mundo.

AMOR… es la palabra que resume esa libertad interior que somos, porque ahora, en 3, 5, 10 y más años tu propósito para todo lo que realices siempre deberá ser amar cada instante de esa vida con pasión, responsabilidad, felicidad y libertad. Hacer que tu corazón siempre baile es y será siempre tu prioridad.


Por simple que parezca esta meta, no quiere decir que sea la más fácil, los seres humanos fuimos creados para aprovechar al máximo las capacidades que se nos otorgaron y por tanto la mejor manera es amar cada una de ellas a nuestro mejor modo, en este caso “A Mi Manera”.

Bueno y, ¿Cuál es esa manera? sencillo, practicar todo aquello que te permita crecer espiritualmente, como es trabajar para el proceso de ascensión, evolución de la consciencia, la apertura al corazón para dar y recibir. Y para esto la disciplina que debes utilizar debe ser constante y permanente en cada instante de tu vida. AMOR


El amor verdadero que renace en mí, en ti, en cada ser que existe desde el mismo momento en que aceptamos, vemos como somos, nos comprendemos tal cual somos. De tal forma que llegamos a sentir que “todo el amor que tengo en mi interior lo entrego con la certeza que lo mejor de mí lo están recibiendo, sin excluir que tenga preferencias como al citar aquella frase de la poesía que dice; “… No amo a la gente que no sueña. No amo a la gente que de todo se cree dueña” (Ángela Botero López) sin con esto decir que no escuchare a los demás, que no disfrutare de ellos y que sobre todo no los considere como seres humanos, ya que pienso que cada relación tiene un sabor y unas características distintas.

Hay proyectos que se dan en una relación y no en otra, pero ninguna de ellas puede, cuando se ama, excluir a las demás.


Cada vez que amo a una persona verdaderamente, este amor despierta un amor enorme a mi alrededor sensibilizándome para amar comenzando a descubrir la belleza que hay a mi alrededor. Capacitándome a abrirme a todas las personas y a la vida, facilitándome cada vez más perdonar. Y así poder abrir mis brazos cual extensos son y lanzarme con una sonrisa a abrazar a esa persona.

Uno de los aspectos más importantes en la vida de una persona es su proceso de liberación.


La libertad puede aumentar o disminuir a lo largo de la vida. Los primeros factores que limitan la libertad del hombre son: los condicionamientos, el Super Yo, las manipulaciones ajenas, las emociones sofocantes y las ataduras de una filosofía pesimista.

La libertad interior, se rige entonces por valores captados, una vez que se asimilan los valores. El hombre elige realizar algún valor o rechazarlo. La Libertad no existe cuando una persona es ciega para no dejar salir sus emociones. Actuar libremente significa inclinarse, adoptar y realizar una acción, o rechazarla. Cuando no existe uno o varios valores en la mente del individuo, su conducta va a estar orientada, no por valores, sino por instintos, reflejos, condicionamientos, hábitos, inclinaciones surgidas del inconsciente, presiones externas, etc.


Recuerda lo que marca la diferencia entre la vida, y tener una vida plena y extraordinaria es: Disfrutar el valor de ser siempre tú y vivir tus experiencias a tu manera, es lo que te hará tu corazón bailar, para que te sientas ¡auténtica-mente libre”


16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo